Películas de Fantasía de los 80s


La palabra fantasía tiene una gama bien amplia de posibilidades, de hecho, definir que es fantasía es algo ya de por si fantástico. Si además utilizan una ambientación medieval, se le llama fantasía medieval. Y si además tienen un héroe se la llama Fantasía Heroica, con lo que el género puede ir acumulando una larga lista de apelativos adicionales. En Monjes Fanáticos revisaremos las películas de fantasía, más cercana a Fantasía medieval de los años 80.

Has click al enlace del podcast ==> Películas de fantasía de los 80s

Excalibur, 1981, dirigida por John Boorman

Contó con los actores Nigel Terry como el Rey Arturo, Helen Mirren como Morgana, Nicol Williamson como Merlín​ y Nicholas Clay como Lancelot.

La película se apoya en la adaptación que Rospo Pallenberg hizo de la obra La muerte de Arturo, escrita por Sir Thomas Malory en 1485. El filme se concentra en la mitología y simbolismo alrededor de la leyenda. Arturo es presentado en el filme como el Rey herido, cuyo reino se convierte en un páramo que será rescatado gracias al Grial. Curiosamente, el Grial no está inspirado en el Santo Grial cristiano, sino más bien en la simbología celta del caldero mágico. Boorman justificó la simbología utilizada, aduciendo que la película no está basada en la verdad histórica, sino en la verdad mítica.

Furia de Titanes, 1981, dirigida por Desmond Davis

Perseo, el hijo medio mortal de Zeus, lucha contra dioses y monstruos mitológicos para salvar la vida de la bella Andrómeda.

La película parte con la historia del nacimiento de Perseo. El rey Acrisio de Argos encierra a su hija Dánae (Vida Taylor) lejos de los hombres mortales para prevenir el cumplimiento de la profecía que dice que él morirá si ella tiene un hijo. Estando encerrada, el dios Zeus la deja embarazada. Acrisio la expulsa, y la hace partir por mar con el recién nacido Perseo en un cofre de madera, con la esperanza de que mueran ambos y de burlar así su destino. Zeus (Laurence Olivier) mata a Acrisio y le manda al dios del mar, Poseidón (Jack Gwillim), que suelte al monstruo Kraken para que destruya Argos, y se cumpla así la profecía. Mientras, Dánae y Perseo flotan seguros hasta la isla de Sérifos.

Los efectos especiales fueron el último trabajo del genio del Stop Motion, Ray Harryhausen.

Conan el bárbaro, 1982, dirigida por John Milius

El filme narra la historia de un bárbaro llamado Conan que busca venganza por la muerte de sus padres a manos de Thulsa Doom, el líder de una secta que adora a las serpientes. En una oscura época dominada por el poder de la espada y brujería -conocida como la Era Hiboria-, los secuaces de Thulsa Doom, líder de un cruel ejército de guerreros que domina Aquilonia, invaden una aldea de Cimmeria y asesinan a todos sus habitantes, excepto a los niños, que son hechos prisioneros. Uno de ellos, Conan, contempla con sus propios ojos cómo Thulsa Doom mata a sus padres, echando sus perros al padre y decapitando a su madre. Luego se narra como obtiene su venganza.

En los protagónicos tenemos a Arnold Schwarzenegger, James Earl Jones y Max Von Sydow.

El personaje, Conan y el mundo de Hyboria se basaron en las creaciones del escritor de ficción pulp Robert E. Howard de la década de 1930. Publicado en Weird Tales, su serie sobre el bárbaro fue popular entre los lectores; las aventuras de los bárbaros en un mundo salvaje y místico, repleto de asesinatos sangrientos y brutales, satisfacían las fantasías de los lectores de ser un “gigante poderoso que no tiene reglas sino las suyas.

La secuela de la película de 1982 fue Conan el Destructor (Conan the Destroyer según su título original en inglés). Fue dirigida en 1984 por Richard Fleischer, con una duración 103 minutos. Tanto Arnold Schwarzenegger como Mako retoman sus papeles de Conan y el mago Akiro, junto con nuevas incorporaciones como Grace Jones en el papel de Zula. Tanto la crítica como la respuesta del público fue mucho menor que para la primera película justificada por algunos críticos debido a que se había reducido la cantidad de sangre, violencia y el ambiente opresivo que empañaba a la película original optando por un tono de película de aventuras para todos los públicos.

The Dark Crystal, 1982, dirigida por Jim Henson y Frank Oz

La trama comienza cuando ya han transcurrido mil años después de la rotura del cristal y solo quedan diez miembros de cada raza dominante. Según una profecía, cuando se produjera una conjunción de los tres soles, un joven elfo perteneciente al clan de los gelflings restauraría el cristal oscuro y, así, acabaría con el mal para siempre. Con la intención de que esta profecía no llegara a cumplirse, los perversos skekses se encargaron de exterminar a todo el clan élfico. Sin embargo, los místicos pudieron rescatar y criar al último superviviente gelfling, llamado Jen, al que enseñaron toda su sabiduría y le encomendaron la heroica tarea de reparar el cristal oscuro para devolverle su resplandor. En su misión, además de contar con la ayuda de la bruja Aughra, Jen conocerá a Kira (una gelfling que logró sobrevivir gracias a los podlings) y, junto a su fiel mascota Fizzgig, vivirán una fantástica aventura.

La historia Sin Fin, 1984, dirigida por Wolfang Petersen

Basada en el libro de Michael Ende.

Bastian Baltasar Bux (Barret Oliver) es un niño de 10 años que es víctima de acoso escolar ya que sufre frecuentemente los abusos de sus compañeros de clase. Un día, huyendo de ellos, se esconde en una tienda de libros. El dueño de la tienda, el Sr. Koreander (Thomas Hill), le advierte del peligro de un libro llamado La historia interminable, sin embargo, Bastian no puede resistirse a la tentación, y aprovecha un despiste del Sr. Koreander para tomarlo, dejándole una nota con la promesa de devolverlo.

Logra entrar en el viejo ático de su escuela, e impacientemente comienza a leer. El libro habla del joven Atreyu (Noah Hathaway), el elegido para salvar a todo el reino de Fantasía de una fuerza destructiva llamada «la Nada» que lentamente va consumiéndolo todo. Bastian nota que no puede dejar de leer la historia y se sumerge por completo en el mundo de Atreyu, con seres fantásticos como enanos, caracoles de carrera y dragones de la fortuna. Cuando todo parece perdido para Fantasía y Atreyu equivocado cree que fracasó en su misión de destruir «la Nada», Bastian se da cuenta de que el chico salvador de la aventura en el que puso todas sus esperanzas no es Atreyu el guerrero, sino él mismo.

Para salvar a la Emperatriz Infantil (Tami Stronach), y con ello a Fantasía, finalmente hace aquello que le piden los propios personajes de la historia: gritar el tan demandado nuevo nombre para la emperatriz. Con ello, Bastian se encuentra cara a cara con la princesa. Ella lleva en sus manos una semilla que contiene todo lo que queda de Fantasía y le pide a Bastian que se coloque frente a ella con la semilla en la mano y pida un deseo para un nuevo mundo. Bastian hace lo que le pide la princesa y Fantasía florece de nuevo. Mientras tanto, Bastian volando con Falkor (Alan Oppenheimer), el dragón de la suerte que se volvió amigo de Atreyu le pide un deseo que será asustar a los niños que lo perseguían por la calle muy cerca de la librería del Sr. Koreander. Tras seguirlos asustando se metieron al basurero y ellos riéndose. El narrador diciendo “Y Bastian pidió muchísimos más deseos y tuvo otras más aventuras maravillosas antes de regresar al mundo rutinario de cada día, pero eso es otra historia”.

Leyenda, 1985, dirigida por Ridley Scott

En un lugar donde la belleza se conserva gracias a la inocencia, dos jóvenes luchan por preservar el bien sobre el mal. El mal, el Señor de las Tinieblas (Tim Curry), envía a robar el cuerno de unicornio para fortalecer su poder. En ese problema se involucran una joven y hermosa princesa llamada Lilly (Mia Sara) y su prometido, un apuesto joven llamado Jack (Tom Cruise). Dañan al unicornio macho. Jack, Gump y otras criaturas deciden ir a recuperar el cuerno del unicornio, pero antes Gump debe dotar a Jack del atuendo propio de un guerrero por lo que dejan a la unicornio hembra al cuidado de otro duende bueno mientras van a buscar el atuendo de Jack. Cuando el Señor de las Tinieblas se le aparece a Blix para que le entregue el cuerno, le dice que no basta con eso sino que también debe capturar a la unicornio hembra, por lo que Blix va en su búsqueda. La misión de Jack no será fácil, ya que tendrá que enfrentarse al Señor de las Tinieblas para recuperar el cuerno, a la unicornio hembra y a Lilly, la cual se encuentra bajo los efectos de un embrujo que solo puede deshacerse si Jack encuentra el anillo que Lilly arrojó al río.

Labyrinth, 1986, dirigida por Jim Henson

Jennifer Connelly interpretó a Sarah Williams, una chica de 15 años que se ve forzada a penetrar en un laberinto para recuperar a su hermano pequeño, que es todavía un bebé y que ha sido raptado por Jareth (David Bowie), el rey de los duendes, secretamente enamorado de Sarah y quien retiene al bebé en su castillo, situado en el centro del laberinto.

Bowie interpretó al rey Jareth, y escribió e interpretó algunas de las canciones incluidas en la película.

Todo parte porque Sarah no quiere cuidar a su hermano que es un bebé y le pide al rey de los duendes que se lo lleve, pero luego se arrepiente. el Rey Jareth se muestra ante ella diciéndole que para recuperar a su hermano cuenta con 13 horas en cuyo transcurso debe resolver su laberinto y llegar hasta su castillo, si es que quiere evitar que Toby se convierta en un duende.

Highlander, 1986, dirigida por Russell Mulcahy

La película cuenta la historia de los inmortales, humanos que solo pueden morir mediante la decapitación y que han existido a lo largo de los tiempos. Uno de ellos, el protagonista de la película, es Connor MacLeod (Christopher Lambert), del clan escocés MacLeod, mientras que su enemigo es conocido como El Kurgan (Clancy Brown); luego de la muerte de su esposa por el Kurgan Connor recibe su inmortalidad y es entrenado por el español (Sean Connery), para en el futuro poder hacer frente a El Kurgan.

El destino de los inmortales es combatir entre ellos en duelos hasta que quede sólo uno, quien al parecer recibirá poder y sabiduría que permitiría al ganador guiar al mundo a una nueva era ya sea de paz u oscuridad, dependiendo de la naturaleza del vencedor.

The Princess Bride, 1987, dirigida por Rob Reiner

Está basada en el libro homónimo de 1973, escrito por William Goldman.

Un anciano (Peter Falk) visita a su nieto enfermo (Fred Savage) con la intención de leerle una novela que lleva consigo como era su costumbre con sus hijos cuando estos se enfermaban. El muchacho se muestra molesto ya que no le parece atractiva la idea de oír un «aburrido» libro y menos de boca de su abuelo, con quien no desea pasar su tiempo; aun así el anciano hace oídos sordos a las protestas y prometiéndo que la historia le gustará comienza la narración de un libro titulado The Princess Bride.

El mozo de los cuentos (Cary Elwes) se vuelve pirata y rescata a su amada (Robin Wright), quien estaba a punto de casarse con un malvado príncipe. La clásica historia de amor y aventura. La hermosa Buttercup es secuestrada y obligada a casarse con el malvado Príncipe Humperdinck (Chris Sarandon), y Westley (su novio de la infancia, que ha regresado como el temible Pirata Roberts) intentará salvarla. Con la aparición de Iñigo Montoya (Mandy Patinkin).

Master of the Universe, 1987, dirigida por Gary Goddard

En el planeta Eternia, en el centro del universo, las fuerzas de Skeletor han tomado control del Castillo Grayskull y han capturado a la hechicera. Skeletor planea usar el poder oculto del Castillo usando “El Gran Ojo de la Galaxia”, un portal en el trono del Castillo, el cual si se abre solo si la luna de Eternia está alineada con el planeta. Es una versión de He-Man, pero con muchos cambios al unirla con el mundo real que terminaron por decepcionar a los fans.

Con Doplh Lundgren y Frank Langella.

Willow, 1988, dirigida por Ron Howard

Basada en una idea de George Lucas.

Temerosa de una profecía en la cual una niña nacería para acabar con su reino de terror, la malvada Reina Bavmorda (Jean Marsh) aprisiona a toda mujer embarazada en su reino. Una niña llamada Elora Danan, nace en las mazmorras y una marca en su brazo la identifica como la elegida en la profecía. Antes que la malvada reina hechicera la mate, su madre convence a una reticente criada de escapar con la bebé. Bavmorda envía a su hija Sorsha (Joanne Whalley) y al General Kael (Pat Roach), líder de su ejército, a recuperar a la bebé, quién fue puesta en una balsa antes de ser alcanzada y llega a una aldea poblada por Nelwyns.

Willow (Warwick Davis) es un Nelwyn, una raza de seres pequeños -los hay más pequeños todavía- que, en tiempos oscuros, recibe la misión de cuidar y devolver a los suyos a una niña humana recién nacida. Tarea complicada: estamos en tiempos arcanos y, en general, acechan mil peligros a cualquier viajero y, en particular, hay una malvada reina bruja que quiere a esa niña. Afortunadamente para Willow, un golfo y vividor aventurero un guerrero Daikini llamado Madmardigan (Val Kilmer) -pero de buen corazón- decide acompañarle y ayudarle en su viaje. Vence con una treta a la bruja (un truco de magia) que la hace caer y sucumbir en su propio hechizo. Al volver todo a la normalidad Madmardigan y Sorsha adoptan a Elora y deciden regresar a Tir Asleen para reconstruir el reino, cumpliéndose así la profecía. Raziel obsequia a Willow un libro de hechizos que este se dedica a estudiar en su viaje de regreso. Al volver a su aldea, Willow se reencuentra con su amada esposa, sus hijos y demuestra sus poderes ante los asombrados aldeanos.

Les dejamos el video de la revisión… y hasta una nueva fantástica aventura…