La complicada historia de cómo se filmó Star Wars (parte 3).


No faltaron los momentos para compartir.

George Lucas y la tensión del rodaje

Star Wars comenzó a rodarse el 22 de marzo de 1976 en el desierto de Túnez. Pronto comenzó una dinámica de rodaje que no tardaría en enfermar a Lucas. Se pasaba los días gritando. “Tú puedes escribir esta mierda si quieres, pero te aseguro que decirla es imposible”, le soltó Harrison Ford. Por otra parte, había tres protagonistas jóvenes que se la pasaban divirtiéndose en el rodaje hasta que aparecía Alec Guinnes, seguramente el único al que respetaban.

En el lado de la dirección, Lucas no era demasiado detallista a la hora de dirigir a sus intérpretes y todos encontraban muy divertido que el director por lo general les diera a los actores y actrices solo dos órdenes: “más rápido” o “más intenso”. Steven Spielberg se ofreció para meter mano en varias escenas, pero el competitivo Lucas no quiso. “No quería mis huellas dactilares en ningún fotograma”, confesó el padre de ‘Tiburón’, que menospreciaba un poco a su colega porque nunca movía la cámara, sino que se limitaba a filmar lo que ocurría delante.

El rodaje avanzaba y el director sufría cada vez más la presión de sostener sobre sus espaldas un monstruo como Star Wars. Mientras que Fox no disimulaba su poca fe en la película, Lucas sufría tanto el estrés que un día creyó tener un ataque al corazón. Asustado fue hasta una clínica, en donde un médico le tomó la presión y le dijo que tenía la máxima por las nubes. Por ese motivo le recomendó que luego de terminar su trabajo, se fuera de vacaciones.

La “verdadera” Estrella de la Muerte.

Montaje y efectos especiales

En 1975 George Lucas creó la empresa de efectos especiales Industrial Light & Magic, tras la desaparición del departamento de efectos perteneciente a 20th Century Fox y justo después de haber obtenido luz verde para la producción de Star Wars.

A partir de esto, el proceso de realización de los efectos que acompañarían a Star Wars comenzó en un almacén de Van Nuys, California, con base en la técnica de «control fotográfico del movimiento», con la que se crearía una ilusión óptica en cuanto al tamaño de algunos objetos, empleando cámaras pequeñas que se moverían lentamente.

Maquetas a escala y con gran detalle en acabados.

Las naves espaciales fueron construidas a partir de imágenes creadas por Joe Johnston, con aportaciones de Lucas e ilustraciones de Ralph McQuarrie.

La Estrella de la Muerte fue destruida con cajas de cartón y virutas de titanio. Las superficies y las naves que aparecían en la película eran maquetas, decorados y vehículos de tamaño real construidos por los miembros de ILM

Se optó por utilizar el concepto de un «universo ya concebido previamente», donde todos los objetos (naves espaciales, edificios, etcétera) se vieran antiguos y sucios. John Barry, director artístico del film, tuvo gran parte de la culpa de que los vehículos y los decorados tuvieran desgaste y suciedad, lo que dotó al universo de cierta sordidez y se convirtió en un elemento más de la narración

El rodaje acabó en mayo de 1976 y el estreno estaba programado para Navidad, así que Lucas sólo tenía seis meses para terminar la película. Cuando volvió a Londres, vio el primer montaje que la Fox había avanzado sin él. Estaba montado a la manera tradicional y él quería algo diferente, así que prescindió del montador y empezó de nuevo todo el trabajo. Entonces, le pidió a su esposa Marcia Lucas que le ayudara en la edición —en ese instante, Marcia ya estaba involucrada en el filme New York, New York, de Martin Scorsese.

Pero el montaje no sería su único problema en esta etapa, también los fueron los efectos especiales. Mientras Lucas estuvo filmando en Túnez e Inglaterra, ILM había estado a la deriva sin tomar muy en serio su trabajo para los efectos de la película.

El antes de una era “digital”, así grabó sus efectos, Star Wars.

ILM había gastado la mitad del presupuesto, y de 365 efectos presupuestados sólo tenían 4 terminados, que encima tuvo que rechazarlos por su mala calidad. Así que Lucas se tuvo que hacer cargo del trabajo y en seis meses terminó todos los efectos. Con el correr de los años ILM realizaría los efectos especiales de muchas exitosas películas (Star Wars, Star Trek, Indiana Jones, Volver al Futuro, ET, Terminator, Parque Jurásico, Harry Potter, Piratas del Caribe, etc.), con los que conseguiría 16 Premios Oscar.

John Dykstra fue el encargado de dirigir el departamento de efectos visuales de la película y, tal y como ha definido en años posteriores, el sistema de trabajo consistía en un grupo de amigos que se sentaban juntos a construir maquetas y robots que salían de la mente de Lucas. La consecuencia de esta mentalidad artesanal fue un retraso casi insalvable en los horarios de rodaje y un necesario aumento del presupuesto.

George Lucas Pensando como agradar con su “Guerra de las Galaxias”

La aprobación final de Fox.

Cuando Lucas mostró una de las primeras ediciones definitivas de la película a sus amigos, entre ellos los directores Brian De Palma, John Milius y Steven Spielberg, sus reacciones fueron negativas. Spielberg, fue el único de la audiencia en expresar su aprobación, pues creía que la falta de entusiasmo de los demás se debía a la ausencia de efectos especiales en las principales secuencias. Más tarde, Lucas comentó que ellos habían sido honestos con él, luciendo aturdidos durante la proyección especial de su cinta. En contraste con la mayoría, el ejecutivo Alan Ladd y la 20th Century Fox quedaron fascinados; otro de los ejecutivos, Gareth Wigan, le dijo al director la Fox, «esta es la mejor película que he visto en toda mi vida», revelando que incluso había llorado durante la exhibición. Lucas escuchó esto con sobresalto, concluyendo que había resultado gratificante para él, puesto que nunca había logrado ser acreditado por alguno de los ejecutivos del estudio.

Lecciones Aprendidas para George Lucas.

Para el estreno de su odisea espacial, en mayo de 1977, Lucas estaba tan nervioso que decidió viajar a Hawaii. Llegó al hotel y tenía un montón de mensajes de amigos y ejecutivos de la Fox que le decían que el público hacía enormes colas para ver su película. “Somos ricos”, pensó. ‘La guerra de las galaxias’ costó 9,5 millones de dólares, a los que se sumaron otros dos millones por copias y publicidad. En apenas tres meses recaudó más de 100 millones. Cuando Lucas se sentó con los ejecutivos de Fox para negociar la segunda parte, el director los estrujó. De ahí, su ya mítica frase: “Cuando empecé, me jodieron. Ahora estoy en condiciones de darles por el culo”.

‘Star Wars’ demostró que los niños y los jóvenes seguirían yendo a ver películas sin estrellas en el reparto. La otra lección fue la del ‘merchandising’, que no solo promocionó la película, sino que generó vida propia y consiguió más de 3.000 millones en licencias. Y, por último, Lucas constató que el público quería, ante todo, pasar un buen rato. Como sentenció el capo de la Fox, Alan Ladd, “Lucas demostró a la gente que estaba bien meterse en un cine para gritar, silbar y aplaudir”. Junto con Spielberg, el director logró que el intelectualizado público de los años 70 regresara a la sencillez de la edad de oro del cine.

El día del Estreno fue algo sorprendente por la cantidad de Gente.

El Día del Estreno de Star Wars, al fin.

La película fue estrenada finalmente en 37 salas de Estados Unidos, resultando ser un éxito inmediato. Durante las tres primeras semanas de su proyección, las acciones de Fox doblaron su valor, mientras que sus ganancias anuales pasaron de 37.000.000 a 79.000.000 dólares en 1977. Este éxito consiguió trasladarse también al resto del mundo, en parte por la neutralidad cultural de la película. Alan Ladd, quien acudió al estreno en Japón un año después, temió que la película sería un fracaso cuando, tras finalizar su proyección, todo el público guardó silencio; posteriormente se enteró de que, en dicho país, el silencio era la mejor forma de honrar una película.

“Hello There”

Star Wars se convirtió en un gran fenómeno de masas, junto con ser una de las franquicias más reconocibles a nivel mundial. Gracias a la perseverancia de Lucas para sacar este proyecto adelante pese a todos los problemas que tuvo, es que hoy muchas generaciones pueden vivir estas aventuras espaciales y disfrutar de un universo que se ha expandido más allá de lo que el propio Lucas pudo imaginar. ¿Quién diría que una “película infantil” podría haber conseguido todo esto?

También te podría interesar: Star Trek La nueva generación.

Y si quieres suscribirte al Podcast sólo toca este Enlace que te llevará a tu APP favorita para que puedas suscríbete, ¡Te esperamos!