Osamu Tezuka – el padre de Astro Boy


Los Monjes Fanáticos luego de recibir la solicitud de uno de nuestros fanáticos (desde México) de hablar de Astro Boy, primero debemos hablar de su creador, el gran dios del manga.

Osamu Tezuka

Nació en Toyonaka, Osaka, Japón, 3 de noviembre de 1928 – Tokio, Japón 9 de febrero de 1989.

En la escuela ya era un gran dibujante. Tezuka comenzó a dibujar manga como tal en su segundo año de escuela primaria, llegando a conseguir un volumen de producción tan grande que su madre se veía obligada a borrar sus cuadernos para que el muchacho siguiese teniendo dónde dibujar.

Tezuka_niño.jpg

La Segunda Guerra Mundial fue un hecho definitorio en la vida y la mentalidad de Osamu Tezuka, al igual que para el resto de su generación. Los horrores de la guerra empujaron al mangaka a estudiar medicina en un esfuerzo para hacer del mundo un lugar mejor, y ese interés por cuidar el planeta y a sus gentes fue algo que también se reflejo una y otra vez en sus obras.

De profesión médico.

Llamado: manga no kamisama (el dios del manga).

Inspiraciones del maestro: el Gran Teatro Takarazuka, una compañía de teatro musical femenina cuyas obras románticas tuvieron un gran peso en las obras posteriores del maestro Tezuka, incluidos sus diseños de vestuario o ese gusto por representar los ojos grandes y brillantes en sus personajes. Por otro lado, su padre fue el “culpable” de su otra gran influencia, Walt Disney, ya que el cabeza de familia de los Tezuka no perdía oportunidad para reproducir películas de animación del genio de Illinois, por lo que el buen Osamu se obsesionó con ellas y con el deseo de reproducirlas o crear algo similar con estilo japonés. El fanatismo por Disney llegó a tal nivel que el propio Tezuka reconocía que veía los filmes varias veces seguidas, siendo su favorita Bambi, que llegó a visionar en más de 80 ocasiones.

Su primer trabajo de importancia lo realizó a los 20 años. Se trató de la serie Shin Takarajima (“La nueva Isla del tesoro”) publicado en abril de 1947.

Shin Takarajima

En la década de los 50s no surgieron la mayor parte de sus grandes y famosos personajes, como Jungle Taitei (“Kimba, el león blanco”), Tetsuwan Atom (“Astroboy”) y el no menos famoso Ribbon No Kishi (“La princesa caballero”), considerado el primer manga del género shojo (enfocado para mujeres) de la historia.

Jungle Taitei.jpg

El éxito continuó en las siguientes décadas, con series como Hi no Tori (“Fénix”, 1954) Black Jack (1973-84), Buddha (1972-83) y Adolf (1983), una historia que nos muestra la 2ª guerra mundial desde el punto de vista japonés; hasta dar un giro profundo con la culminación de la serie MW (1976-1978).

Black-Jack-Osamu-Tezuka

Del mismo Astro Boy deriva Pluto, protagonizada por Gesicht un robot detective de la Europol, que se encuentra investigando una serie de asesinatos de robots y humanos. Se anunció un anime para el 2020.

Pluto

Trabajó muy intensamente durante su vida y llegó a hacer unos 700 mangas, más de 150.000 páginas y unas 60 producciones animadas en menos de 35 años. No por nada es llamado el Dios del Manga. De hecho, en Japón, se le atribuye el hecho de elevar al manga a una forma de arte seria, elevando el listón de una manera que estableció la credibilidad del género y sentó las bases de la popularidad actual del manga japonés.

Osamu Tezuka

La princesa caballero.

La princesa caballero se publica en las páginas de Shôjo Club hasta 1956, y es un manga curioso y único desde el momento de su concepción. Tezuka comienza a introducir elementos occidentales y europeos en su obra (algo que hoy día vemos muchísimo en la obra de Urasawa, uno de los mangakas más influenciados por la producción de Tezuka), y situándonos en un contexto europeo medieval nos cuenta la historia de la Princesa Zafiro, una joven heredera al trono de Silverland cuya familia ha fingido toda su vida que es un hombre para saltarse la ley sálica que impera en su reino y vetaba su ascenso al poder por ser mujer. Zafiro no tiene problema con la doble identidad ya que tiene una marcada actitud masculina, el problema radica cuando se enamora de un príncipe y aflora su sensibilidad femenina.

princess_knigh

Princesa Caballero fue adaptada al anime en 1967 contando con 52 capítulos y producida por Mushi Production, que para ese entonces era la empresa que fundó Tezuka y con la cual llevaría al cine y televisión algunas de sus aclamadas obras

Adolf (Adolf ni Tsugu)

Ésta muestra la madurez de Osamu, su larga experiencia tanto como escritor y dibujante y la maestría para documentarse sobre un hecho al cual Osamu no fue indiferente, como fue la Segunda Guerra Mundial. La historia es de tres hombres que llevan por primer nombre Adolf y como el destino los relaciona.

adolf

La trama se centra en la búsqueda de ciertos documentos que demuestran la ascendencia judía de Adolf Hitler, organizaciones como la Gestapo y la policía secreta japonesas desean destruirlos, mientras los enemigos de los Nazis buscaran la forma de hacerlos públicos.

El manga fue publicado en diferentes países como Estados Unidos, Brasil, Francia, España, Alemania, Polonia entre otros. No ha sido adaptada ni en serie, película ni live-action.

 FÉNIX (Hi no Tori)

Fénix es una historia inmensa y ambiciosa que va desde el inicio de la civilización hasta el final de esta, y que prácticamente es imposible de abarcar y resumir en pocos párrafos. Una de esas obras que es prácticamente imposible volver a ver, con la dificultad añadida de ser producida por un autor con un volumen de trabajo tal como Tezuka, en un proyecto que recuerda a la megalomanía de autores como Tolkien.

Hi no Tori.png

Se trata de 12 historias que se mezclan y entrelazan a través de la mítica ave Fénix. Cada relato se centra en un momento de la historia y todos se basan en la ansiada búsqueda por la inmortalidad del ser humano.

Jet Marte

Inicialmente era la adaptación a color de Astro Boy del mismo Tezuka, pero la historia tomo otro rumbo creando un nuevo personaje.

Ambientada en el año 2015, es la historia de Marte, un robot que tiene diversas preocupaciones y que crece como un niño humano. El nombre de Marte es por el dios de la guerra de la mitología romana. El Dr. Yamanoue, creador del cuerpo de Marte, trata de usar el robot para propósitos militares, mientras que el Dr. Kawashimo (en Hispanoamérica el Dr. Sopa), creador de la inteligencia artificial de Marte, se opone fuertemente a esa idea.

Jet Marte

Esta es la historia de un androide que se debate entre su “cuerpo para combatir” y su “corazón para amar”. El concepto del conflicto entre dos fundamentos distintos dentro de una persona es una de las temáticas preponderantes de Tezuka.

Emitido en 27 episodios de 23 minutos de duración, y emitidos por Fuji TV. Su fecha de emisión en Japón fue del 5 de marzo de 1978 al 15 de octubre de 1978

Jet Marte: Robot construido originalmente como un robot bélico, cuyo sistema de inteligencia artificial lo hace ser muy humano y estar constantemente cuestionando sus impulsos destructivos y guiar su poderosa fuerza.

Miri (en Hispanoamérica Milly): Robot femenino creado por el Dr. Kawachi. Es la protectora de Marte y Melchi. Posee un poder especial consistente en regenerar robots y máquinas destrozadas devolviéndolas a su estado original.

Dr. Yamanoue: Creador del cuerpo de Marte. Marte lo ve como su padre. Desaparece al quedar enterrado bajo tierra mientras se realizaban unas pruebas atómicas y se le da por muerto.

Melchi: Hermano menor de Marte, también un robot. Tiene el cuerpo de un bebé y no habla. Tiene una desproporcionada fuerza física para su tamaño y cada vez que hace uso de ella, exclama “¡¡Bakaruchi!!”

Dr. Kawachi (en Hispanoamérica el Dr. Sopa): Creador del súper-cerebro electrónico de Marte y a la vez creador de su hija robot Miri.

Atom Cat un manga protagonizado por un tímido joven llamado Tsugio, muy fan del cómic japonés. Tsugio sufre del acoso de algunos de sus compañeros de colegio, y en una de sus huidas por la ciudad encuentra un gato abandonado en la basura, y decide llevarle a casa y llamarlo Atom. El gato resulta ser un desastre y su familia pide a Tsugio que se deshaga de él. Pero cuando va camino de ello, el muchacho se ve envuelto en un conflicto con unos alienígenas que están infiltrados en la Tierra y todo parece perdido hasta que Atom revela su auténtico ser: un poderoso robot con forma de gato.

Atom_cat

 

Su influencia en otros mangakas.

Como gran fan de Disney y Charlie Chaplin, estaba decidido a hacer que el manga fuera tan animado como las películas y se le atribuye el desarrollo de un estilo que utiliza diferentes “ángulos de cámara” que ayudaron a la acción a fluir y moverse a través de las páginas como en una película.

En su vida apadrino e inspiro a diversos mangakas que son hoy día conocidos y venerados por sus obras, como Go Nagai (Mazinger Z, Devilman) o Shotaro Ishinomori (Relatos de Sabu e Ichi, Kamen Rider). Quizá de una manera más tangencial, pero igualmente evidente, a influenciado en el ya mencionado Naoki Urasawa, cuya obra bebe casi todo gracias a las lecturas que realizó de niño del maestro de Osaka; y en Akira Toriyama, otro de los tótems del shônen. De una manera u otra, cualquier producto manga o anime que consumimos hoy en día tiene parte del alma y la esencia de Osamu Tezuka, y es por eso por lo que, a través de su trabajo, se ha ganado la inmortalidad.

En 1965, tras leer el manga Astro Boy, fue invitado por Stanley Kubrick a ser el director artístico de 2001, una odisea del espacio. Oferta que rechazó al no querer trasladarse a Inglaterra durante largo tiempo.

Tezuka y Asimov

Durante toda la saga de Astroboy, surge por parte de Tezuka una preocupación acerca de la interacción de las máquinas con las personas, y las implicaciones que estas podrían tener en pos del bien de la humanidad, llegando a desarrollar ideas y conceptos extremadamente próximos a los propuestos por Isaac Asimov en sus tres leyes de la robótica, los cuales parecen ir guiados por las mismas preocupaciones, pese a que Tezuka no formuló ninguna ley propiamente dicha, sí llegó a formular una especie de sencillas reglas éticas de sentido común que rigen la existencia y la coexistencia de los robots con los seres humanos, y estas reglas son al final bastante similares a las ya mencionadas, aunque desarrolladas de una manera más sencilla y más intuitiva y, a diferencia de Asimov, los personajes robóticos de Tezuka no tratan de buscar maneras de circunvalar las reglas, puesto que en el universo de Tezuka los robots tienen un libre albedrío intelectual y moral del que no disponen los robots de Asimov, llegando a veces a verdaderos ensayos filosóficos como las desarrolladas por el robot Andrew Martin en El hombre bicentenario.

leyes robotica.png

Pese a la similitud de pensamiento entre Tezuka y Asimov, no hay constancia en la obra de Tezuka o en la de Asimov de referencias entre ellos, por lo tanto, bien parece que llegaron desde puntos de inicio distintos a conclusiones similares acerca del tema.

En el final de su vida.

Se mantuvo activo hasta su muerte en el 1989 en la ciudad de Tokio.

Tezuka viejo

Cuenta la leyenda que las últimas palabras del sensei, dirigidas a su enfermera, fueron: “Te lo suplico, ¡déjame seguir trabajando!”

Al morir los periódicos japoneses más importantes pidieron que se le entregara el premio Nobel de literatura, aunque esto fue rechazado.

Desde 1997 se ha celebrado anualmente el premio Cultural Tezuka Osamu auspiciado por diario Asahi Shimbun, el 2º más popular de Japón.

Dale play al podcast: Osamu Tezuka y Astro Boy